miércoles, 16 de agosto de 2017

Una organización vegana denuncia maltrato animal a perros de caza en el Pirineo


        El colectivo alega que "estos animales se encuentran encerrados en perreras en mitad del monte". La organización animalista Promoviendo el Veganismo ha denunciado a través de una nota de prensa "la situación que padecen algunos perros utilizados para la caza en el Pirineo", apuntando que "estos animales se encuentran encerrados en perreras en mitad del monte".


     El colectivo señala que "las condiciones higiénico-sanitarias donde se encuentran estos animales, con agua estancada, vísceras y comida podrida, así como abundantes heces, demuestran la situación de abandono en la que se encuentran estos perros", que están destinados a la caza. Además, atestiguan que "muchos de ellos permanecen también encadenados dentro de las jaulas".

      Desde la organización aseguran que "esta situación ha sido denunciada al Seprona a título particular por varios veraneantes" en diferentes puntos de la provincia de Huesca, que alegan el incumplimiento de la Ley 11/2003 de 19 de marzo de protección animal en la Comunidad autónoma de Aragón.


Un jabalí entra en una playa y ataca a varios niños


domingo, 13 de agosto de 2017

La sequia está presente en la caza de la media veda.


      Hoy se desveda en Aragon la media veda hasta el 17 de septiembre y la sequía se nota en el campo con poca paja y escasez de hierba y agua y los problemas de la agricultura se trasladan a la fauna.  Los agricultores retiran la poca paja y se disponen a labrar en las zonas que ha caído alguna tormenta. Estos procesos han afectado directamente a los refugios de la caza menor, que es la que se permite durante esta media veda: La codorniz, principal presa durante este periodo, se encuentra en un número muy bajo a consecuencia de la falta de lluvias y el pronto arado.



        Comienza una nueva temporada cinegética, aficionados a la caza estamos ansiosos de empezar, cambiando nuestro ritmo de vida y dejando unas aficiones o estar con la familia para echar más horas en el campo y con nuestros amigos cazadores y hay que recordar que el ejercicio de la caza combina una serie de factores que todos ellos hacen de este deporte no solo una actividad de ocio, sino que además permite el mantenimiento y equilibrio de nuestra fauna.
       Ir a cazar no es practicar una actividad lúdica sin más; antes de pisar el campo debemos ser conscientes que debemos cumplir con una serie de requisitos y obligaciones. No se trata de entrar en el campo con nuestras armas y disparar a todo aquello que se mueva; nada más lejos, el buen cazador es aquél que conoce nuestra fauna, y que respeta el ecosistema, no todas las piezas pueden ser cobradas sin más, como pudieran ser crías y hembras. Un buen cazador además de conocer las buenas prácticas cinegéticas, también tiene presente las normas y reglamentos.
    Además del cumplimiento de Leyes y Reglamentos, recordar que no podemos entrar a cazar al campo sin ir provistos del permiso de armas, de la o las licencias, y por supuesto de un buen seguro, más en estos días, con la entrada en vigor del nuevo baremo indemnizatorio que eleva considerablemente las indemnizaciones en casos de fallecimiento y lesionados graves, baremo que además de utilizarse para accidentes de circulación, también se aplicará para cuantificar daños personales producidos en otros ámbitos como es el de la caza.
       Los accidentes se producen en ocasiones de forma fortuita, por rebotes, pero sin duda, la gran mayoría de las ocasiones se llegan a producir por imprudencias bien de quien dispara, bien de la propia víctima.

miércoles, 9 de agosto de 2017

Sanción de 6.400 euros por circular con un foco y llevar un arma desenfundada


    El Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) ha confirmado la sanción de 6.300 euros y retirada de la licencia durante tres años que le impuso la Consejería de Medio Rural a un cazador por usar focos y por llevar en su vehículo munición prohibida y un arma desenfundada.
     Otro cazador que viajaba con él en el mismo vehículo deberá hacer frente a una sanción de 3.000 euros, además de la pérdida de la licencia de caza durante año y medio, por el uso de los focos, pero no tendrá que responder por la munición prohibida y el arma, ya que el TSJC entiende que la escopeta pertenecía al dueño del automóvil y no estaba en circunstancias de poder utilizarla.
      En dos sentencias difundidas hoy, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJC desestima el recurso del primer cazador contra las sanciones que le impuso el Gobierno regional por dos infracciones muy graves y una grave (llevar el arma desenfundada) y de forma parcial el recurso del segundo.
Según recogen estas sentencias, los dos cazadores, acompañados por otras dos personas, fueron denunciados por agentes del Seprona por hacer barridos en todas direcciones con un foco de luz mientras subían el puerto de San Glorio de noche, portar un arma desenfundada y llevar tirado en el habitáculo del automóvil un cartucho de postas.
La sala alude a la “contundencia probatoria” de la declaración de los agentes del Seprona y dice que prevalece sobre la de los restantes testigos, que ni presenciaron los hechos ni se encontraban en el vehículo.
      Además entiende que el concepto de cazar “no puede limitarse a la acción específica de disparar un arma sobre un animal, pues se considera acción de caza la ejercida por el hombre mediante el uso de armas, artes y otros medios autorizados para atraer, perseguir o acosar a los animales como piezas de caza con el fin de darles muerte, apropiarse de ellos o de facilitar la captura por un tercero, independientemente del resultado”.
“El no haber cobrado ninguna pieza o no llegar a disparar el arma no impide reconocer que una persona pudiera estar cazando, como ha sucedido en el supuesto de autos”, concluye.
Señala asimismo que en el momento de la denuncia manifestaron que estaban “dando una vuelta” y en ningún momento adujeron la búsqueda de la vaca enferma a la que se refirieron en sus recursos.

Y según el tribunal, la munición de postas fue reconocida por el propietario del arma y su falta de pesaje es indiferente, cuando en internet puede comprobarse que el cartucho corresponde a ese tipo de munición.