martes, 14 de febrero de 2017

Ojeo de zorra en Ojos Negros


         Este domingo día 12 se realizó uno de tantos ojeos exclusivamente para la caza del zorro que se hacen en Ojos Negros llegando a sumar un total de 10 ojeos al año y balances de 70 o 80 zorras abatidas, con una buena participación y muy buen ambiente. Se suelen hacer ganchos cortos llegando en ocasiones hasta cinco ojeos donde la pericia del cazador se tiene que imponer a astucia del zorro no echándole el aire de los puestos y estar totalmente callados e inmóviles bajo su llegada.
       La caza se realiza sin perros  y los ojeadores suelen ser 4 o 5 yendo todos en mano a paso ligero hacia los puestos haciendo ruido con trompetas o pitos y pegando voces,en los puestos las escopetas con perdigón 00, es una caza muy divertida que a mí personalmente me gusta mucho porque participas activamente unas veces a ojear y otras a esperar y se hace la jornada muy amena y más cuando tienes una buena comida con una buena compañía de amigos.


Foto realizada a media mañana

        En esta ocasión se les dio muy bien a los 14 participantes del coto “Sociedad de Cazadores Herrera” donde abatieron un total de 14 zorras y otras 8 que por circunstancias tuvieron más suerte, por supuesto que el resto de las especies cinegéticas se respetan al máximo. Entre los participantes estaba el que mejor toca la trompeta  ”El alpargatas” y el más mayor José “El furgonetas”, también las nuevas generaciones estaban presentes “Javi” el pequeño del grupo se prepara para continuar con la afición y la gestión del coto.

Jose Manuel cazó la número 14

       Ojos Negros es una localidad  perteneciente a la Comarca del Jiloca  de la provincia de Teruel,  Tiene una superficie de 90 km² con una población de unos 400 habitantes,  un clima frío, con inviernos largos y crudos, el pasado minero de Ojos Negros ha legado diversas construcciones vinculadas a las explotaciones de mineral de hierro. Como ejemplo, cabe destacar el barrio de la Estación, que alberga las ruinas de la estación del ferrocarril y sus talleres; igualmente, en las explotaciones mineras destacan los huecos de la explotación, las escombreras y sobre todo, las instalaciones industriales. La explotación de las minas ha favorecido un paisaje lleno de contrastes y sugerencias originando una explosión de colores, donde predominan los tonos rojizos,
      En las zonas altas de Sierra Menera podemos descubrir uno de los mejores marojales de la comarca que combina rebollos, jaras y los carrascales de cotas más bajas. Destacan también las plantas rastreras como la gayuba, de propiedades medicinales. Es  un claro ejemplo de paisaje modificado por el hombre,  que durante siglos ha socavado las entrañas de la tierra para extraer su preciado mineral de hierro,  sembrando la superficie de grandes cráteres, hoy convertidos en lagos artificiales de incalculable belleza y donde la naturaleza va creando un particular ecosistema que acoge a numerosas especies cinegéticas como el ciervo, corzo, jabalí, zorra, liebre, conejo y perdiz.


Caseta de los cazadores "Las cañadas"
     
        Dedicar un rato a intentar quitar algún zorro del coto, no más por obligación que por devoción es algo que se debería hacer. Algunos suelen cejar en su empeño cuando se topan con las dificultades propias de su caza sin un mínimo de conocimientos ni experiencia en estos animales. La zorra termina por desesperar, pues dista mucho de ser un animal sencillo de finiquitar. De poco sirve trampear ni aguardarlos con arma si no sabemos meridianamente cuándo, dónde y cómo hacerlo; y mal zorrero resultará aquel que no disfrute como un chiquillo intentando ganar la partida a un contrincante tan avisado y esquivo, echar una mano a las acosadas especies de la  menor y, en algunos casos, incluso de la mayor esta alimaña depreda también sobre crías de corzo.



domingo, 5 de febrero de 2017

Un dia de caza en Alfambra.


Alfambra es una localidad de la provincia de Teruel situada a unos 25Km de la capital con una extensión de 122 km cuadrados y con una población de unos 580 habitantes . Tiene un mirador del Cristo del Cerro, desde donde se contemplar las vistas de los paisajes de monte y vega con un clima templado y seco.
Destacan entre su arquitectura, la Iglesia, el Museo del antiguo lavadero, el monumento al agricultor, junto con los edificios, puentes, túneles y estaciones del tren de Alfambra y la comarca, del llamado "el tren de los sueños”, pues por las circunstancias políticas e históricas de la época, nunca llego a funcionar, fue una vía de tren que trataron de construir a principios del siglo XX los gobiernos de la época, desde 1920 a 1930.Quedan restos bien conservados de muchas de sus obras, en edificios, estaciones, puentes y túneles,

  El nombre  de la localidad proviene del árabe Al Hamra, «la roja», en alusión al intenso color rojo que tienen las arcillas  que afloran en la zona. Los sedimentos depositados posteriormente han sido desmantelados por la erosion fluvial, quedando únicamente restos de calizas en algunos cerros,y la formación de largos barrancos ramblas y regueros,alternando con zonas de labor de secano destinadas al cereal,la vegetación está compuesta por monte bajo,pinar ,carrasca y rebollo. 

Este sábado fui invitado por unos amigos para disfrutar de un día de caza en la modalidad de ojeo pudiéndose cazar el corzo, jabalí y la zorra, en el término también predomina la cabra montés, pero no formaba parte de las especies a cazar. El día salió muy ventoso y frío donde no hay resguardo en ninguna parte pero se soluciona con ropa de abrigo y buena ilusión para pasar un buen día de caza entre amigos.


Los organizadores de la junta de caza Juan Carlos y David montaron el dispositivo de puestos y resacadores con la participación de la Rehala de Lorenzo de Cedrillas y la de Miguel del Castellar y un total de unas catorce posturas, realizando 2 ganchos el primero en el barranco de la Covacha y el segundo el Rebollar, la jornada estuvo muy amena en la que la mayoría de los puestos pudieron tirar al corzo ,jabalí y zorra aunque como suele pasar los bichos se escurren entre los puestos con más o menos apuros logrando la supervivencia para ojeos posteriores.

Pero la jornada fue bastante satisfactoria y entretenida con un buen rollo entre cazadores y una comida en el bar de la piscina para clausurar un buen día de caza.